Ana Margarita Esperón: una emprendedora social pionera.

Margarita Esperón

 

Ana Margarita Esperón Lara se define como una persona a la que le gusta innovar, descubrir y evolucionar tan rápido como nuestra sociedad lo demanda, por lo que la carrera que estudió le va como anillo al dedo. Y es que Ana Margarita se acaba de graduar de la Licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas en el Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua.

“Desde toda la vida me ha gustado hacer cosas nuevas y buscar soluciones a las cosas que veo o que me gustaría cambiar, desde chiquita lo he hecho”, dice.

Comenzó su vida estudiantil como alumna de Administración Financiera, decidió cambiar de carrera, y ahora es una feliz graduada. A lo largo de los semestres en Creación y Desarrollo de Empresas descubrió que su vocación era lo relacionado al medio ambiente y el desarrollo sustentable, en parte una herencia de su padre quien se dedica al sector, según comenta la joven.

Sin embargo, ella quiere ir más allá: no sólo busca desarrollar una empresa dentro de ese campo, sino que lo que busca es encontrar la manera de mejorar su comunidad, ayudar a su país, y por qué no, trascender en la historia.

“Siempre había querido hacer una empresa o ayudarle a mi papá en su negocio, pero ahora es más bien hacer cosas que trasciendan, que tengan sentido, no nada más por hacer dinero o porque me vaya mejor que en estar trabajando en otra empresa”, afirma.

Al respecto, la joven profesionista recuerda que al entrar al tercer semestre logró desarrollar un producto que reduce el consumo del agua en el suelo, con lo que obtuvo el Premio a la Sustentabilidad, pero más allá de las aulas le brindó la oportunidad de dejar su huella en la historia con el producto que lleva el nombre comercial Rethum.

“Transformamos desperdicios de diferentes procesos industriales y de otros tipos, tomamos estos desperdicios que no se están usando o desperdicios industriales, para transformarlos y hacer unas fibras que absorben mucha agua y las puedes aplicar en suelos productivos, en jardines de casas, en donde se hacen reforestaciones con todo tipo de plantas, porque ayuda mucho al suelo, tiene mucha materia orgánica”, explica la joven.

“Uno de los problemas más fuertes que tienen casi todos los países es que los suelos se están desertificando. Entonces este producto te ayuda a que hagas que el suelo sea más productivo, que tenga más aire, sobre todo en las áreas áridas es donde más ayuda”, dice sonriente.

Gracias a su esfuerzo, en 2010 Margarita fue una de las fundadoras de la empresa llamada Barasa Tecnología Ambiental, con sede en Chihuahua, y con esa gran idea, logró obtener apoyos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnológica (Conacyt), lo que la llevará a ser un factor productivo de cambio para nuestro país. Barasa es un término rarámuri que significa “tiempo de lluvia”.

Margarita agradece la formación que recibió en el Tecnológico de Monterrey, ya que sus profesores la prepararon para un mundo lleno de retos a los que se enfrentará sin miedo, ni vacilación. “Es una comunidad que piensa muy diferente, desde su misión, cuando entras al Tec vives su misión, toda la parte de desarrollo social, toda la parte de emprendimiento”.

A sus 22 años tiene una visión clara de su futuro sabe que cuenta con la preparación y la fuerza suficiente para enfrentar un país lleno de retos que requieren de mentes creativas y jóvenes inquietos, como ella.

“Desde las mismas clases te enseñan a saberte expresar, porque hay mucho de exposiciones, mucho de dar tu punto de vista; en muchas clases te piden trabajos donde tienes que exponer tu punto de vista, y tienes que convencer, investigar, tener referencias de lo que estás diciendo, pero poner parte de lo tuyo”, señala.

En resumen, para Margarita el Tecnológico de Monterrey “fue mucho crecimiento personal, fue esa transformación desde que entré y hasta que salí; cómo pienso, cómo soy, cómo me desenvuelvo”.

En 2012 por espacio de nueve meses Ana Margarita Esperón Lara se encargó de investigación y análisis regional para el Grupo Cementos de Chihuahua. A partir de enero de ese mismo año y hasta la fecha, es Directora de Investigación y Desarrollo de la empresa Ecotec en Chihuahua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *